imágenes y movimientos

Llamada de mamá

 

Lunes a la mañana. Después de desayunar dejo exportando unos videos, agarro la cámara y salgo para la municipalidad. Está a punto de comenzar una nueva Marcha de los Barbijos.

En la explanada del palacio que da a Cañada están las madres de Barrio Ituzaingó Anexo con una bandera y pancartas. Las acompañan dos chicas que no son del barrio pero se interesan igual. En los gestos de las madres leo tranquilidad, esa paz que sólo da el hacer lo que se tiene que hacer. Me llama la atención que sean todas mujeres.

Apenas termino de saludar un funcionario se acerca. Las invita a dejar copias de sus notas en la secretaría de ambiente. Las vecinas dicen que estas ya fueron presentadas en varias oportunidades en las dependencias de salud, y hasta tienen un pedido de audiencia al intendente que nunca fue atendido. El funcionario insiste en dejar copias. Les acompaño y prendo la cámara.

Hago una toma con el funcionario y una vecina atravesando el hall central. Alguien le grita “Estrella!” al funcionario. Este se da vuelta y ve la cámara. Se pone nervioso. Llama a un guardia de seguridad. Me preguntan quién soy, que muestre mi credencial de prensa, mi DNI. Me incomoda tener que estar dando explicaciones por filmar a funcionarios públicos en ejercicio de sus deberes públicos.

La cosa se tranquiliza cuando le muestro que las tomas no muestran su cara, ni ninguna transacción comercial.

 Tenés que pedir permiso para filmar acá.

Luego de algunos rebotes por escritorios conseguimos que nos atiendan en el despacho de ambiente. Un empleado de larga experiencia en el área nos dice claramente: “La salud y el ambiente son cosas COMPLETAMENTE DIFERENTES”. Acentúa la frase con movimientos de brazos. Intenta por todos los medios enviarnos a otra dependencia. Cuando se agotan las posibiliades municipales, recurre a decir que es un problema del estado provincial primero, y luego nacional. En un panel al lado de la ventanilla está pegada parte de la Ordenanza municipal Nº 12.260 de Pasivos ambientales. Se la señalo. Le recuerdo que los problemas de salud ocurren en un barrio dentro del ejido municipal, que estos se deben a residuos químicos tóxicos en el suelo, y que estos son fruto de una actividad industrial. El funcionario se queda unos segundos en silencio y nos mira. “Es complicado” dice, y suspira.

Mientras esperamos, una señora me pregunta por la cámara que tengo colgando a un costado. Empezamos a charlar. Me cuenta que están por cerrar su local de revelado fotográfico porque le exigen un proceso de tratamiento de los residuos que ella desconoce y que nadie sabe decirle qué es. Nunca me va a dejar de sorprender la desigualdad con la que se aplica la ley.

Finalmente logramos acordar una reunión con una representante del despacho de ambiente.

“Una se cansa de hacer estas cosas” me dice Vita en el ascensor. Yo trato de animarla, de decirle que lo que hacen es importante, que no dejen de hacerlo.

Afuera brilla el sol y nos encontramos con el resto del grupo. Sacamos una foto y nos despedimos. En las escaleras que dan a Duarte Quirós un canillita vende la revista La Luciérnaga. Es el número especial del Día de la Madre.

DSC_3692

 

Seguí la onda

próximo puesto

Atrás puesto

2 Comentarios

  1. sandra 20 Octubre, 2015

    excelente nota! gracias por acompanar a las mdres y hacer verdadero periodismo. un saludo!

Deja un comentario

© 2017 MEDIONEGRO

Tema de Anders Norén